Bonos venezolanos tuvieron el jueves su peor día del año


Los Bonos Venezolanos tuvieron su peor desempeño en lo que va de año durante el día jueves, los Bonos PDVSA cerraron con una caída de 5% en promedio, por su parte, los Bonos Soberanos perdieron, de igual forma, en promedio 5,5% de su valor, desempeño el cual no se había presentado desde que comenzaron las protestas en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Existen varias hipótesis que pudieran explicar la caída que presentó la deuda venezolana el día de jueves, una de estas pudiera ser el miedo a sanciones de Estados Unidos contra Venezuela. Días anteriores el presidente Donald Trump señaló en un comunicado que de continuar el proceso, que al momento se está llevando a cabo en Venezuela, de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el gobierno de los Estados Unidos impondría sanciones económicas al país petrolero. Si bien todavía aún no se conoce cuál es la magnitud de estas sanciones, parece que el mercado tomó la advertencia y el desempeño de ayer fue ejemplo claro de ello.

Otra de las razones que pudieran explicar el comportamiento del jueves, pudiera ser la baja en las probabilidades de que se presente un cambio de gobierno, al menos en el corto plazo. El mercado, durante los más de 100 días de protestas no había reaccionado a los acontecimientos políticos sino hasta esta semana, justo cuando se celebró un paro cívico nacional que duró 24 horas, esto, como medida de protesta en contra del gobierno. Por último destaca el comportamiento de la liquidez el cual sigue siendo un factor que contribuye a la volatilidad de los títulos; durante la misma jornada del jueves, se negociaron montos pequeños en los bonos de PDVSA, en total 113 millones de dólares, casi la mitad del promedio transado durante el mes.

Es importante mencionar que la caída fue en todos los papeles tanto corporativos como los de la República, al día de hoy, si bien se han recuperado, siguen en terreno negativo. Como repercusión a la caída en los bonos venezolanos, empresas como Rosneft se han manifestado, y debido a la preocupación de que Estados Unidos imponga sanciones económicas a Venezuela que dificulten los próximos pagos de deuda, están teniendo conversaciones para cambiar su colateral en la refinería Citgo de EE.UU., la cual pertenece a Venezuela.

Rosneft, quien es el mayor productor de crudo de Rusia, tiene un colateral del 49,9% de Citgo como garantía de un préstamo que hizo el año pasado a Venezuela, y han apurado las negociaciones con PDVSA por el miedo a que las acciones de Donald Trump contra Venezuela socaven el modelo de negocio de Citgo. Bajo el canje propuesto, Rosneft recibiría productos refinados de Citgo como pago parcial del préstamo otorgado el año pasado. Además, tendría participaciones en tres campos petroleros: Rosa Mediano, Tía Juana y Lago Lagunillas en el petrolero estado del Zulia. Asimismo, Rosneft recibiría acciones en dos campos de gas natural costa afuera -Patao y Mejillones- que forman parte del proyecto Mariscal Sucre, con reservas de 14 billones de pies cúbicos (TCF).