De la Especulación a la Inversión en la Bolsa de Valores de Caracas


En la actualidad, existe un numeroso grupo de detractores sobre la inversión en el Mercado de Valores Venezolano quienes consideran que este mecanismo no representa un instrumento de inversión confiable, apoyados en que la filosofía de inversión de sus partícipes se basa primordialmente en componentes altamente especulativos. A este grupo de personas es importante hacerles entender, que en realidad no existe la posibilidad de un mercado que no sea especulativo, fundamentalmente porque la especulación es parte del proceso inversor, los especuladores son todos los que participan del mercado.

Benjamin Graham, autor de los clásicos de la inversión “Security Analysis”, “El Inversor Inteligente” e históricamente reconocido como el padre de la inversión, precisó en su momento lo siguiente: “Una operación de inversión es la que, después de un análisis exhaustivo, promete la seguridad del principal y un adecuado retorno. Las operaciones que no cumplan estos requisitos son meramente especulativas”.

Partiendo de esta idea, es importante recalcar que los términos inversión y especulación son dos conceptos muy manejados en el mundo de la bolsa. Muchas veces se utilizan indistintamente, aunque tienen connotaciones incomparables. Cuando Graham habla de “análisis exhaustivo”, se refiere al hecho del estudio de los hechos a la luz de los criterios de seguridad establecidos. Por lo tanto, una inversión que se realice sin un análisis previo será especulativa. Cuanto mayor sea la profundidad del análisis, menos especulativa será la inversión.

En segundo lugar, cuando Graham habla de “promesa con respecto a la seguridad del capital”, nos damos cuenta de que estamos ante un concepto bastante ambiguo o subjetivo, por lo que esto dependerá de lo que podamos considerar condiciones normales. Por último, Graham considera un rendimiento adecuado o satisfactorio como: “cualquier tipo o cantidad de rendimiento, por reducido que sea, que el inversor esté dispuesto a aceptar, siempre y cuando actúa con una inteligencia razonable”. Una vez más estamos ante un concepto subjetivo, ya que dependerá de los objetivos de rentabilidad del inversor. Visto esto, es válido preguntarnos:

¿Es posible invertir sin especular en el Mercado de Valores Venezolano?

En primer lugar, debemos partir del hecho de que todas las inversiones están atadas a cierto grado de incertidumbre. Como siempre, está presente la posibilidad de perder nuestro capital invertido, por lo que podemos decir que toda inversión implica una especulación en mayor o menor grado. Puede existir especulación sin inversión, pero no inversión sin algo de especulación. Lo que debemos pretender es minimizar la especulación para maximizar la seguridad de nuestras inversiones y, en consecuencia, minimizar el riesgo.

De igual forma, no hay que tapar con un dedo lo incontestablemente cierto que resulta el hecho de que el vacío informativo referente a la Bolsa de Valores de Caracas resulta una barrera que en algunos casos puede ser muy grande para tomar decisiones de inversión enfocadas en el largo plazo. Por este motivo, es importante que los que ya formamos parte del mercado y las personas que empiecen a formar parte del mismo, decidan enfocar su estrategia de inversión hacia el análisis profundo del grupo de empresas que tengan información disponible que en primera instancia le permita ser valorada, sin perder de vista el hecho de que cuando analizamos empresas lo hacemos sobre hechos pasados, pero apostando a suposiciones futuras. Como diría el gran inversor André Kostolany:

“Las palabras más útiles en bolsa son: quizá, según se espera, posiblemente, podría ser, no obstante, a pesar, ciertamente, yo creo, yo opino, pero, posiblemente, me parece… Todo cuanto se cree y dice es condicionado”.