Financiamiento a través de la Bolsa de Valores de Caracas: una necesidad imperante para el empresario venezolano


Actualmente, en Venezuela, una de las situaciones más preocupantes para los empresarios tanto de las grandes como de las medianas y pequeñas empresas es la restricción al crédito. Recientemente, el Banco Central de Venezuela ordenó un nuevo incremento del encaje marginal, esta vez ubicado en 60%. Esta normativa deberá ser implementada por todas las instituciones bancarias del país a partir del próximo 14 de enero.

Dos meses después de su último aumento -el encaje legal del saldo marginal de la banca incrementó de 40% a 50% en noviembre de 2018-, el porcentaje volvió a ser ampliado. Esta medida abarca a una parte de los recursos que las entidades financieras del país no podrán prestar, los cuales deben transferir como reservas al BCV, donde el dinero queda inamovible.

¿Cómo afecta esta medida a la Banca?

Un encaje tan agresivo termina por afectar el rol fundamental de la banca: la intermediación financiera. Ante esta situación, los bancos se ven más limitados a la hora de hacer préstamos. Eso implica que tanto las empresas, como el venezolano común, pierden una importante fuente de financiamiento. La existencia de menos fondos es de igual forma una gran restricción para la economía venezolana. Adicionalmente, una economía que se ha contraído más de 50% en los últimos cinco años, terminará por empequeñecerse aún más. Sencillamente, es imposible mantener las puertas de tu negocio abiertas si no tienes una fuente de financiamiento que sirva de apoyo

Para el economista Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, el incremento del encaje legal marginal ordenado por el BCV busca ponerle un freno a la depreciación del bolívar en el mercado cambiario no oficial. “La medida gubernamental tendrá impactos muy negativos para la banca, la restricción del crédito y la recesión económica del país”.

¿Cuáles son las otras opciones para los empresarios?

A través de la historia, los mercados de valores han ejercido un papel fundamental en el funcionamiento de las economías, suministrando el soporte a la infraestructura económica de los países. Específicamente, las Bolsas de Valores ayudan a las empresas a obtener dinero para expandirse y colateralmente, le ofrecen a los individuos la capacidad de poder maximizar sus ahorros a través de la inversión en estas empresas. Hoy por hoy, el tamaño del mercado de capitales venezolano es sumamente pequeño en comparación con los de los países vecinos. La Bolsa de Valores de Caracas no alcanza el 1,4% del Producto Interno Bruto (PIB), cuando por ejemplo en Chile es el 103% y en Colombia el 52%. Esta situación invita a pensar, que el margen de crecimiento del mercado de capitales nacional puede llegar a ser extremadamente significativo si se toman las medidas necesarias que permitan canalizar hacia él tanto el interés de las personas naturales como el de las empresas que hacen vida dentro del sector público y privado.

Financiamiento a través del mercado de valores

Todas las empresas -independientemente de su tamaño- requieren de fondos para poder invertir en su expansión y crecimiento. Incluso, para empresas más consolidadas, el manejo y la disposición de recursos es de vital importancia para sus operaciones diarias y de corto plazo.

El financiamiento a través del mercado de valores ofrece, entre muchas ventajas, beneficios importantes para las empresas que deciden creer e invertir en sus proyectos y que buscan crecer de manera orgánica. De igual forma, las condiciones del financiamiento las fija la propia empresa con base en las condiciones que le ofrezca el mercado.

Dentro de los distintos instrumentos de inversión y financiamiento, destacan actualmente los: papeles comerciales, importantes para el financiamiento de capital de trabajo; las obligaciones quirografarias, que otorgan un mecanismo de financiamiento más enfocado en el mediano y largo plazo; las titularizaciones, que permiten colaterizar ingresos futuros con financiamiento a plazos, y por último, la salida a la bolsa de la empresa a través de la emisión de acciones, usada principalmente para captar nuevo capital.