¿Por qué se ha recuperado el mercado petrolero?


El mercado petrolero tuvo sus años de oro tras la recuperación global de la crisis económica del 2008. Desde el 2011 hasta el 2014, el crecimiento económico de China apuntaba a un incremento de la demanda de crudo. Asimismo, las economías de los países emergentes se encontraban en desarrollo y no se habían hallado nuevos yacimientos petroleros, por lo que se esperaba una disminución de la oferta a mediano plazo.

Estos factores llevaron el precio del petróleo alrededor de $100 el barril durante 3 años, hasta que el panorama cambió en el 2014. La reactivación de la producción estadounidense causó una sobreoferta mundial y el aumento de los inventarios de petróleo de la economía americana generó expectativas de una disminución de la demanda a futuro.

A pesar de la desactivación de numerosos taladros de producción ese año, Estados Unidos logró reducir sus costos e incrementar la productividad de los taladros restantes para mantener el nivel de producción los siguientes años, lo que provocó un desplome del precio.

Dadas las circunstancias, en noviembre del 2016 la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros países petroleros como Rusia y México, acordaron recortar su producción con el argumento de equilibrar el mercado petrolero que llevaba dos años golpeado.

Desde el anuncio del acuerdo hasta el mes de febrero del 2018, la producción de crudo de los principales miembros se redujo 7.3% en Arabia Saudita, 9.2% en Iraq y 16.6% en Qatar. La mayor variación fue de Venezuela, cuya producción cayó 30.3%.

El plan de la OPEP tuvo un efecto positivo sobre el precio, y el petróleo se llegó a cotizar en enero de 2018 cerca de máximos no vistos desde el 2014, mientras los inventarios de petróleo de Estados Unidos se redujeron 8% hasta febrero del 2018. Esto llevó a los miembros a extender el acuerdo, que tendrá vigencia hasta finales del año en curso.