Venezuela: lo peor está por venir


Agosto se perfilaba como un mes lleno de expectativas respecto al pago de deuda. El total a desembolsar ascendía a $705,2 millones, y si bien no se debían realizar amortizaciones de capital, la fuerte suma y el entorno económico-político adverso ponían en duda la posibilidad de ocurrencia de algún evento de crédito.

Inestabilidad puede ser la palabra que mejor describiría el comportamiento de la deuda venezolana durante el mes de agosto. Las expectativas tuvieron un rol clave en el desempeño de la misma, esto último por los distintos eventos ocurridos, entre ellos, las sanciones de EE.UU primero hacia funcionarios venezolanos y luego contra nuevas emisiones de deuda, que podrían en algún punto, tener repercusiones directas en las finanzas.

Al hacer click aquí podrá descargar el contenido completo de nuestro reporte mensual, correspondiente al mes de septiembre.