El BCV le da un respiro al sistema financiero


Esta semana el Banco Central de Venezuela publicó una nueva resolución que le permite a los bancos venezolanos liberar recursos que estaban inmovilizados por la política de encaje legal. El monto a liberar se establece en Bs. 30 billones (US$ 81 millones aproximadamente) no significa que la tasa de encaje se reduzca ni tampoco que ese monto, que representa casi la mitad de la cartera de créditos de los bancos, vaya a entrar directamente en el sistema.

El monto del encaje que cada banco podrá reducir viene determinado por una fórmula que trae la propia resolución. Y los impactos serán diferentes. Sin embargo, tengamos presente que en este monto la posición deficitaria de la banca para cumplir con los requisitos del encaje actual, se ubica en unos Bs. 19 billones, esto es, el monto que la banca no ha podido encajar por no tener disponibilidad de corto plazo. Así que el efecto neto sobre el crédito estaría por el orden de unos Bs. 11 billones (US$ 30 millones).

Más allá de los elementos técnicos de la medida, podemos esperar cuatro consecuencias directas en las próximas semanas:

La banca tendrá recursos adicionales para prestar, principalmente bajo el mecanismo indexado, y eso será de gran ayuda para las empresas. Si bien el crédito es indexado, en un entorno de hiperinflación, cualquier excedente de bolívares, repercute en el mercado cambiario y siendo este un mercado minúsculo (moviliza diariamente entre US$ 5 y 8 millones por día), tendrá impacto en la tasa paralela. El mercado interbancario tendrá menos presión en las semanas sucesivas, y esto ayuda en el costo financiero con impacto en el balance de las instituciones financieras. Parte de la liquidez en bolívares también llegará al mercado bursátil, así que podemos esperar un aumento de liquidez y éste puede usarse también como cobertura, la cual es 100 % legal y además tiene ventajas contables e impositivas.

Asdrúbal Oliveros Director de Rendivalores